Originariamente era un pasatiempo de de la nobleza francesa en el siglo XII y XIII. Se cuenta que fue Luis XIV quien, lamentaba no poder jugar en invierno, tendría que jugarlo en una mesa, dándose así origen al billar.

La versión moderna del croquet se inventó en Irlanda, en 1830, siendo pariente lejano del golf. Dos décadas después fue llevado a Inglaterra como pasatiempo para la aristocracia.

En España sólo se ha jugado, desde mediado del siglo XIX en Asturias, sobre todo Gijón. Allí se fundó, en 1926, el primer grupo español de croquet bien organizado, que fue dirigido durante muchos años por Casimiro Velasco, que contaba con campo de juego propio y material deportivo traído desde Inglaterra. Desde la primera mitad del SX se ha jugado en Santander, Pais vasco y Galicia. En Andalucía llegaría ea Cádiz a finales de los ochenta a Jerez de la Frontera, bajo la iniciativa de Vicente Fernández de Bobadilla, extendiéndose a Costa Ballena y Vista Hermosa.

En Marbella, concretamente a Villa Padierna, este juego llega de la mano de Mar del Camino. Ella fue quien convenció a Ricardo Arranz de la necesidad de ofrecer instalaciones para su práctica. No sólo eso, el Villapadierna Raquet Club presta el material necesario para jugar y cuenta con dos profesionales cualificados dispuestos a formar a todos los interesados en la práctica de dicho juego.

“El otro verano, empezamos las clases en Sotogrande y comencé a jugar. En un mes me planté en un torneo, en la hípica de Madrid y me encantó el ambiente del croquet, aunque sea jugadora de tenis” asegura Mar del Camino. Ella está convencida que este juego va a triunfar también en Marbella porque “del croquet engancha todo. Engancha el ambiente, engancha el sitio porque son lugares preciosos como estos campos maravillosos, engancha el que tienes que superarte a entrar la bola por el aro, a quitar bolas… es una superación continua”, cuenta Mar. Ella asegura que es un deporte femenino, ya que “el 51 % de los federados en España son mujeres” y que muchas provienen como ella del tenis y también del golf : “las jugadoras de golf tienen bastante más facilidad para el croquet que las que no lo son. Mi experiencia es que las que juegan al golf se les da mejor el croquet porque hay que tener puntería. Hay que tener paciencia, concentrarte aunque no lo parezca”.

El croquet es un juego que se puede practicar solo o en equipo. Para jugar sólo necesitas ropa blanca ( recomendada, sólo obligatoria en torneos oficiales,) y unos tenis de suela lisa. El mazo y las bolas se pueden alquilar hasta saber si nos puede llegar a enganchar. En diciembre ( del 6 al 8 ) se Celebra un torneo Benéfico en beneficio de Amsudan , una oportunidad única de ver este juego en directo.
Para más información: www.amsudan.org