“Mi objetivo es que el Ladies European Tour llegue a treinta torneos al año.”

Marta Figueras Dotti, más conocida como Dotti, nunca había soñado con el puesto de Presidenta del Consejo del Ladies European Tour, pero se lo ha ganado por derecho. Su nombramiento, en diciembre de 2018 supone el culmen de una carrera dedicada al golf.

Marta empezó a jugar al golf a los 7 años, cuando su padre, presidente de la Federación Española de Golf durante 8 años, la llevaba de caddie. Desde ese momento su vida quedaría unida a este deporte. Ha pasado por todas las áreas del golf lo por lo que lo conoce de forma real y absoluta. Como golfista, Dotti dearrolló una brillante carrera en el circuito americano en las décadas de los ochenta y los noventa. En el año 2000 se convertiría en entrenadora del Equipo Nacional Femenino. También entrenaría en la Blume, sería vicecapitana del equipo europeo de la Junior Solheim Cup y seleccionadora olímpica del equipo español femenino para los Juegos Olímpicos de 2016. En 2017 su carrera cambiaría de rumbo y entraría a formar parte del Consejo del Ladies European Tour. Ahora, ya como presidenta del Consejo se enfrenta a nuevos retos: volver a poner en valor un circuito que ha pasado un bache en los último años. Su carácter directo y sin dobleces, su tenacidad y su capacidad de trabajo le aseguran nuevos triunfos en su extensa carrera. De hecho, en apenas tres meses en el puesto ya presentaba una nueva parada del LET en España: La Reserva de Sotogrande Invitacional en Mayo.

Acabas de aterrizar en este puesto de presidenta ¿habías soñado alguna vez con él?
No, la verdad es que no había ni soñado con el puesto del Consejo. Me vino por algunas jugadoras del circuito, porque siempre he estado en contacto con las jugadoras, sobre todo la españolas, desde que fui entrenadora nacional. Ellas me animaron a que me presentara a las elecciones del Consejo. Entonces tenía otras mil cosas, pero me presenté y fui la escogida en diciembre del 17. Cuando vi la situación dije ésto necesita ayuda y echamos para adelante y a finales del año pasado me nombraron presidenta del Comité. Es un reto, pero no es un puesto con el que había soñado nunca, la verdad. Yo no me he visto nunca ser ejecutiva. A mí me ha gustado el día a día con los jugadoras, el entrenamiento, el couching, la capitanía…todo ese tipo de cosas. Pero de alguna manera ahora todos esos conocimientos me sirven y los estoy aplicando un poco al liderazgo de esta empresa, que al final es lo que necesitamos.

¿Qué ha cambiado tu puesto en el Plan estratégico que venías poniendo en marcha en 2018?
Todavía estamos en las fases finales de crear un plan estratégico distinto porque anteriormente, no había plan, o no funcionaba. Efectivamente todo lo aprendido durante mi carrera me está sirviendo para crear ese plan, esa visión y esas misiones, esos objetivos que queremos alcanzar, porque al final todos queremos tener más torneos para que las jugadoras puedan competir. Ese es el objetivo final de todos.
Y en dos meses nos presentas ya uno más…no quiero pensar a final de año…
La verdad es que tenemos bastantes lugares, posibilidades de que haya alguno más este año. Estamos en conversaciones con Rusia, Italia, Irlanda, Bélgica, Suiza, Alemania..hay muchos que están atraídos por el golf femenino. Los miembros del Consejo estamos empujando con ese objetivo. La mala gestión anterior ha hecho que perdiéramos los torneos en el continente europeo. Antes había torneos en todos los países europeos continentales y ahora los únicos países que se han quedado son España, Francia y Escocia. No puede ser, no me lo creo.

Hay países que no tienen jugadoras fuertes…¿es por la falta de estos torneos?
Yo creo que aquí puede haber varios temas. Uno es el trabajo que se haga en la base, ésto no depende de nosotros, pero creo que se está haciendo un buen trabajo a nivel de cada país. Creo que hay muchísimas jugadoras que quieren jugar como profesional pero la falta de torneos en el circuito europeo en los últimos años ha hecho que algunos países, como Suecia, mande a sus jugadoras a EEUU a que jueguen el Symetra, porque tienen 25 pruebas al año. Si es que al final lo que quieren es competir. Y claro Suecia, que siempre han tenido uno o dos torneos, ahora envían sus jugadoras fuera. Pues lo que hay que hacer es enviarles un mensaje que les devuelva a Europa porque las jugadoras escandinavas son un 20 %.

¿Por qué han desaparecieron tantos torneos en el LET?
El problema fue una mala gestión, eso ya está superado. Obviamente ahora la mala gestión no existe y estamos en una posición muy buena para atraer gente y lo que hay que hacer es contar una historia que sea apasionante y que enganche al patrocinador. ¿Qué es lo que podemos dar al sponsor y qué es lo que va a recibir el sponsor? En eso estamos trabajando y creo que lo vamos a conseguir. Yo estoy aquí porque creo en eso.

El tour masculino también sufrió su crisis…
Sí, claro. Todos pasamos por malas épocas y malos momentos. Las ganas y la pasión que tienen este nuevo Consejo es contagiosa.

¿Con cuántos torneos te verías satisfecha?
Con 30. Nuestro objetivo es llegar a 30 al año.

¿Y en cuánto tiempo lo lograrás?
En tres o cuatro años. Esto es un círculo vicioso. Sale uno en Suiza y el país de al lado dice… ésto me gusta. Hay que empezar todo por las bases. Esto es como el swing de golf… – Oiga que no le pego a la bola – Vamos a analizar las bases del swing ¿qué pasa con el grip, la postura y la alineación? A lo mejor no tenemos que comenzar con un torneos de quinientos mil euros, pero si por torneos más bajos, de doscientos mil, que vaya atrayendo y que vaya creciendo. Por ejemplo, Escocia, que ahora es un torneo estupendo, hace 5 años empezó como un Proam y ahora están jugando por un millón y medio de dólares. Esa es la visión que tenemos que crear y mandar: ¿Qué le podemos dar nosotros a las empresas? Yo no soy experta en marketing pero he vivido mucho ésto y sé que los proam…y cualquier mujer u hombre que haya jugado un proam masculino y femenino, te dirá que le da cien mil vueltas el femenino. Porque las jugadoras se entregan más al amateur.

¿Qué me dices de la Solheim en Marbella?
Si conseguimos eso me retiro…me jubilo. Eso sería la bomba. Primero, ya toca. Con todas las jugadoras que han formado parte del equipo y que no se ha jugado nunca más abajo de Alemania, porque en Europa se ha jugado en Suecia y en Alemania, ya toca. Definitivamente es algo que está ahí y que quiero. Todos tenemos que poner un poco de nuestra parte e ir todos en la misma dirección. Es el momento. A nivel turístico sería la bomba.

¿Cómo ves el equipo de la Solheim?
Catriona ha hecho un cambio importante. Ahora se seleccionan cinco del ranking mundial, tres del ranking europeo y cuatro a elección. Veo jugadoras europeas buenísimas.

Entonces, ¿cres que hay posibilidades para Europa?
Posibilidades hay siempre y más, jugando en Escocia. Para las jugadoras americanas el tiempo puede ser complicado. Todo eso va a nuestro favor. Gleeneagles es un campo muy inglés, muy escocés, todo eso va a nuestro favor.

¿Qué te parecen las nuevas reglas del golf?
Yo estoy de acuerdo con algunas pero hay otras que me parecen que son trampa…directamente. La bandera en el hoyo…eso no me gusta. No tiene sentido para mí. Que se haya recordado el tiempo de búsqueda de la bola, que si estás buscando y tocas la bola no se penalice, hay algunas que están bien pero hay otras como la de dropar al lado de la rodilla, no sé, es todo acostumbrarse. No veo que haya sido un cambio para acelerar el proceso del golf.

¿Ha cambiado mucho de tu golf al de ahora?
Uffff… Hace dos años, una jugadora de la Solheim me dijo que no sabía leer los greenes sin leer lo libritos. Ahora tienen 5 coach: el de técnica, el mental, el físico, el nutricional, el de la rutina. Y encima los libros… pierdes la esencia y la habilidad de jugar a este deporte sin tener un perfeccionismo de todo.

Gary Player proponía un ceder un porcentaje del uno por ciento para el golf femenino
Yo quiero vender a mi tour porque quiero vender mi producto, no porque vayas a tener unas reacciones positivas porque estás apoyando a la mujer. La mujer fisiologicamente es distinta del hombre, vamos a jugar siempre diferente del hombre. Yo creo que es un tema cultural de toda la vida, humano, fisiológico, que somos distintos. No tenemos que seguir comparándonos permanentemente con el hombre.

También los sponsors del golf femenino son distintos
Claro que son distintos. A lo mejor la asociación Pink Ribbon va a apoyar más a las mujeres. La situación ha mejorado notablemente. Hay que aparcar el tema de la igualdad porque no somos iguales y no pretendemos competir con los hombres. Sí que estoy de acuerdo que una personalidad como Gary puede ayudar a las mujeres. Eso pasó ya con el tenis, Jimmi Connors apoyó al tenis femenino. Yo creo que los hombres pueden apoyar.

¿Se podrían hacer torneos mixtos como el de Australia podría ser ?
El feedback de ésto es que el público acudió mucho más a ver a las mujeres que a los hombres. Había mucho más público viendo a los grupos de mujeres que a los de los hombres porque al final el amateur medio se identifica más con el juego de la mujer. El juego del hombre es tan fuera de su mentalidad que no se identifica. Yo creo que los torneos mixtos ayudarían sin duda alguna, seguro.

Danos un consejo a las lectoras de Ladies in Golf
Que jueguen hasta que tengan 100 años, que es un deporte que siempre estás en contacto con la naturaleza, que puedes jugarlo solo y que es un reto apasionante. Que no piensen. Que pensar es malo. Y pensar mucho, muy malo. Que sientan, que se diviertan pero que por supuesto que vayan a tomar clases con expertos. Es un deporte que necesita guía y es importante que tengan una guía para arrancar el proceso.