Inicio Entrevistas Alicia Garrido, directora Ejecutiva de DEPORTE & BUSINESS: “Para que el...

Alicia Garrido, directora Ejecutiva de DEPORTE & BUSINESS: “Para que el golf femenino despunte en España necesitamos que una de nuestras chicas llegue a Nº1 del mundo”

Alicia Garrido lleva el golf en sus venas. Su padre, sus tíos y su hermano son profesionales de golf. Antonio Garrido ganó el primer torneo de la historia del circuito europeo: el Open de España de 1972, fue campeón del mundo, en 1977 y jugó en 1979 la primera Ryder Europea. Ignacio, su hermano, participaría en la Ryder Cup celebrada en Valderrama. Así desde siempre la familia recorría los mejores campos apoyando a su padre. De hecho, Ignacio, con tan once años, le haría de caddie en el British Open. Antonio llevaba siempre una bolsa pequeña para que su hijo pudiera llevarla al hombro. Alicia, sin embargo, una niña inquieta y simpática, se sentía más atraida por la organización de los torneos. Así, siempre se acercaba a las pizarras a poner números y se metía en la sala de prensa, donde entonces se enviaban las noticias o teletipos por fax. Desde ahí le viene su determinación por trabajar en el lado de la organización. Con quince años haría realidad su sueño en San Cugat, en un pequeño circuito nacional. Comenzaría a trabajar en Amen Corner, empresa de Severiano Ballesteros, donde pasaría por todos los puestos y gracias a su jefe, Javier Gervás, aprendería todo lo referente a la organización de torneos.
Después de eso y durante los estudios de Marketing conocería a su marido, Iñigo Aramburu. Juntos montarían su empresa: Deporte & Business.
Su primer torneo amateur lo organizarían en 1997 y el profesional lo harían en 2002, el Open de España, del Ladies European Tour. Desde entonces, llevan más de 22 años organizando torneos a empresas y particulares y se han ido especializado en torneos profesionales femeninos. Es Deporte & Business quien se ocupa de ellos de todos los torneos del Ladies European Tour que tienen lugar en nuestro país, además del Circuito Santander. Alicia, con su carácter afable, su capacidad resolutiva y su incansable energía es el alma mater de esta empresa que guía junto a Iñigo con total profesionalidad y una dedicación absoluta.

¿Siempre trabajáis con torneos femeninos? Al principio hacíamos también el Campeonato de España masculino, el Paternina. Era un torneo precioso, que gracias a la esponsorización de Paternina se elevó porque era un campeonato que iba en declive. Pero ahora creemos mucho en el golf femenino profesional porque es un producto buenísimo y que, a nivel de relaciones públicas, es mejor. Jugar un Proam con una chica es la mejor experiencia que puedes tener en el campo. Y eso es algo que tenemos que seguir vendiendo y seguir creciendo con ello. La experiencia con las chicas es mucho más satisfactoria que con los chicos. Es un trabajo muy intenso, con muchas horas, muy sacrificado, pero me encanta lo que hago, soy muy afortunada.

¿También organizáis otros torneos? Nosotros tenemos por un lado los torneos de golf profesional femenino y luego tenemos nuestra faceta de golf amateur. Hacemos torneos de golf corporativos para clientes vips.

¿Ahora también lleváis el Circuito Santander? El Santander Golf Tour es heredero del Banesto….que nació hace diez años de manos de Carlos García Hirschfeld. El sacó adelante el Banesto Tour. Este circuito vio nacer a grandes como Carlota y Azahara, que hicieron en él sus primeros torneos. Después de la fusión de los bancos pasó a llamarse Santander Golf Tour desde hace cuatro años. Nosotros llevamos dos años. Son once paradas esta temporada. Creemos mucho en las chicas, creemos en el golf femenino.

Trabajar con tu pareja, ¿cómo se lleva? La verdad es que muy bien. Nosotros lo bueno es que tenemos muy repartida las áreas, sabemos en
qué aspectos uno aporta más valor que el otro y nos compenetramos muy bien. Yo siempre digo que somos dos, pero uno más uno suman cuatro porque al final sólo con una mirada te entiendes. Pero no sólo con mi marido, me pasa con todo el equipo. El core del equipo somos diez personas, pero en eventos como el LET contamos con más cien personas en total. En la oficina tenemos una piña como símbolo de la unión de los piñones. Nos sentimos así, nos conocemos hace muchos años y somos
una gran familia. Durante los torneos convivimos 24 horas. Eso al final los clientes lo ven, en nuestra empresa trabajas por amor a lo que haces y aprendes a disfrutar de cada momento.

¿Cuántos eventos podéis llegar a tener a lo largo del año? Llegamos a tener más de cien eventos. Era una locura porque llegaba el fin de semana y podíamos
tener cuatro torneos un mismo sábado. Ahora hacemos menos torneos, pero son más grandes. Nuestro nicho está en el golf profesional femenino y el conocimiento que tenemos de las profesionales. Contamos con una gran especialización, por eso estamos sacando partido al Santander Golf Tour, porque al final todo el que piensa en golf femenino piensa en Deporte y Business. Ese pequeño nicho es el que nosotros controlamos.

¿Vosotros jugáis mucho al golf? Sí claro, todos. Los niños han dado clase, pero no ha habido forma de meterles el golf en vena.
Iñigo y yo tenemos un buen match. El año pasado creo que se saldó el año a mi favor pero este año igual va a ser al revés. Para mí es muy divertido jugar contra mi marido, porque llegamos al dieciochocon el cuchillo entre los dientes, somos muy competitivos.

¿ Qué te parece que la Solheim venga finalmente en la Costa del Sol?
Estamos en ello, todavía queda trabajo. Llevamos yendo a la Solheim desde el 2007. Yo he hecho de helper, en Irlanda, en el equipo de Azahara. Aquí en Europa es menos importante que les apoyes, porque tienen mucho apoyo, pero cuando vas a USA, hay muy poquitos europeos que viajan allí y entonces las jugadoras agradecen mucho más que las sigas. Iñigo y yo nos pegamos unas palizas… Vamos de un partido a otro, las animamos… Nos inventamos canciones… No sabes lo divertido que es… Vamos jaleando al público.

¿Qué haría falta para que finalmente el golf femenino despunte? Yo creo que necesitamos, como en prácticamente todos lo deportes, un número uno. Yo estoy convencida que si Carlota o Azahara llegaran a ser la número uno mundial, y cuando te digo la número uno, es se la primera del ranking o ganar un major… Necesitaríamos que una de las nuestras ganara el British Open o el Evian Master… Sería un bombazo. Nos daríamos cuenta aquí de lo increíbles que son nuestras profesionales. Porque lo son, pero hasta que no consigan ese tipo de victoria no se les reconoce mediáticamente y son los medios los que movéis al público. Tenemos un grupo brutal de jugadoras y las que vienen…

¿Tu sueño? Organizar la Solheim Cup en España. Esperamos ver cumplido su sueño. Este mes de septiembre, coincidiendo con la Solheim de Gleeneagles, se darán a conocer todos los detalles.