Annika es la mejor golfista femenina de nuestra generación y, para muchos, la mejor de todos los tiempos. Durante sus 16 años de carrera en el Salón de la Fama, rompió todos los récords, ganó innumerables premios y cambió la forma en que se jugaba, veía y seguía el golf femenino. De 1993 a 2008, Annika acumuló 89 victorias en todo el mundo, que incluyen 72 en la LPGA y 10 majors. Ente sus récords está el de premios al Jugador del Año de Rolex (ocho) y los Trofeos Vare. En 2001, se convirtió en la primera, y aún es la única, mujer en llegar a los 60 años en un evento oficial, ganándola el apodo de “Sra. 59. ”Annika sorprendió al mundo en 2003 cuando se convirtió en la primera mujer, desde 1945, en jugar en un evento de la PGA TOUR junto a los hombres. Hoy sigue siendo la líder en ganancias de todos los tiempos de la LPGA. Después de representar al equipo europeo en ocho Copas Solheim como jugadora y tres como vice capitana, ejercería como capitana en 2017. En 2008 se retiraría de la competición para dedicarse con igual éxito al diseño de su propia línea de ropa de golf, de campos y poner en marcha la Fundación Annika. Esta última ha sido la responsable de que Annika Sorenstam haya apoyado La Reserva de Sotogrande Invitational, el primero de los tres torneos que el Ladies Eurpean Tour celebra en España este año.

¿Estás satisfecha con haber participado en La Reserva Invitational?
Estoy muy contenta, creo que es un torneo fantástico. Me invitaron sólo hace seis semanas, ha sido algo de última hora, pero lo que hay detrás de ésto creo es importante, me refiero a que me preocupo por el golf femenino, por el Ladies European Tour. ¿Cómo puedo ayudar a elevarlo de nuevo? Espero que sea dando promoción al torneo. También, por otro lado tiene mucho sentido porque yo solía venir mucho por la zona, a Sotogrande y a Marbella, cuando era amateur a jugar ya que en Suecia los inviernos son largos, así que he estado muchas semanas y meses por aquí abajo. Esto cerraba el círculo. Además quería hacer algo desde la Fundación Annika. Tenemos 7 iniciativas por todo el mundo, ofreciendo oportunidades para a jugar al golf a chicas y mujeres y me decidí cuando vi que este lugar era perfecto, ya que es una comunidad muy familiar, donde hay muchas actividades para los niños.

¿Entiendo que te gustaría continuar el próximo año?
Espero que sí, esto es sólo el principio de muchos años. Es el primer año, vine apresuradamente, así que trabajaremos duro para hacerlo mejor, con más jugadoras, más premios, queremos hacer un torneo al que todas las jugadoras quieran venir y participar.

¿Cómo ves el golf femenino ahora frente al que tú viviste como profesional?
Creo que es un buen momento para el golf femenino. Como sabes el European Tour desafortunadamente ha tenido contratiempos pero espero que esto va a cambiar, con todas la buenas jugadoras que hay, que son personas maravillosas que trabajan duro, que tienen un gran sueño y que quieren jugar profesionalmente pero no tienen muchas oportunidades de jugar. España es una élite, tiene 3 torneos, lo cual es fantástico. Esperamos que se pueda avanzar sobre ello y hacer más y más torneos y así muchas de las europeas del LPGA puedan venir y participar en los torneos y hacer crecer el circuito europeo de nuevo.

En 2008 comenzabas con tu Fundación, ¿cómo surgió la idea, cuál era el objetivo final?
Cuando dejé de jugar quería devolver algo al juego. Quería hacer algo en señal de agradecimiento. Pensé, bueno, obviamente la competición es importante para mi, el golf infantil femenino es importante para mi, ¿cómo puedo unirlos? Torneos infantiles, en definitiva, hacer crecer el juego del golf. Así que empezamos con un torneo en los EEUU en 2008/9 y fue bien. Dijimos: “deberíamos desarrollar este concepto en otros lugares, así que lo hicimos en China, Europa, en Suecia, lo hicimos en Argentina y en Nueva Zelanda. Además de estos cinco torneos, tenemos un torneo universitario, algo que se llama la Handicap Up, que es en Suecia, y que es más pequeño, y también tenemos lo que llamamos “Day” que es una edición de tres horas, llamada “Share my Passion”. Comparte mi pasión es para niñas más pequeñas, de 6 a 12 años, y es una introducción al juego. Lo hemos hecho este año por undécima vez y está yendo bien. Así que el objetivo es estar en cada rincón del mundo. Estamos enfocados Oriente Medio ahora, y después de eso, ya estaremos en todas partes.

¿Cómo ves el golf femenino europeo en comparación con el resto del mundo?
Bueno, sí, si miras el ránking mundial hay muchas jugadoras coreanas así que tenemos que aprender de ellas. Pero bueno, es un juego global, gracias al golf en las Olimpiadas creo que hay muchos países adhiriéndose al juego, sin prisa pero sin pausa. Por ejemplo en Sudamérica, cuando nuestro torneo apareció en 2015 éramos el unico evento por invitación para chicas. Normalmente se empieza con los eventos para chicos y luego, pasados cinco años se dice “Oh, vamos a hacer uno para chicas”. Este es solo para chicas, el primero en toda Sudamérica. Yo me dije “esto es necesario”, ¿cómo podemos conseguir que las chicas jueguen si no pensamos en ellas? Así que eso es lo que esperamos, que algunos de estos eventos ayuden a aumentar la participación en los campos de golf.

¿Qué es lo más satisfacciones te da en la Fundación?
Me gusta interactuar con los niños, pero también me gusta compartir mi conocimiento y hablar con ellos: “esto es lo que hice… Y no funcionó. Esto funciona, intenta esto…” ayudando y siendo también accesible y estando con los niños de la manera más natural posible. Es decir ¿me he equivocado? ¡Claro, no puedo ser buena cada vez! Así que ser más auténtica, no sé si me explico: Ser quien eres y de alguna manera compartir el viaje.

¿Qué es lo más difícil para la mujer en el golf?
Bueno, creo que aquí lo único que necesitan son oportunidades para jugar. Necesitan jugar. Para mejorar se puede practicar pero también hay que jugar. Y creo que ha sido muy difícil no tener torneos regularmente porque a veces hay tres semanas o cinco o dos entre cada torneo… Y eso es un goteo. Creo que es verdaderamente importante continuar jugando en diferentes partes del mundo, creo que los países Europeos tienen la responsabilidad de ofrecer torneos. Como he dicho, España tiene tres, pero Francia aún necesita tener torneos, Suecia necesita tener torneos… Creo que todos tienen que ayudar a las chicas locales a jugar. Tenemos 20 suecas aquí.

Suecia no tiene torneos ¿por qué?
Ya, no tiene ninguno. Y bueno, me da vergüenza admitirlo. Les he dicho que tenemos que tomar partido, bueno, con un torneo. No podemos traer 20 chicas aquí y esperar enviar siempre, a veces hay que ofrecer algo también.

Quizá ¿es el tema de la familia lo que lastra más el golf femenino?
Bueno, cada persona es diferente. Hay jugadoras que pueden combinar golf y familia, yo no quería jugar y hacerlo. Es verdad que ahora tengo bastante trabajo pero no juego. Para mi hubiera sido duro porque, bueno, después de 10 horas al día “practica, practica, juega, juega, juega”. No quería eso, pero algunas jugadoras lo hacen muy bien.

Entonces, ¿ es posible la conciliación?
Sí, muchas de ellas lo hacen, en la LPGA porque tienen un servicio de guardería, puedes dejar a los niños alli y ellos los cuidan. Así que en ese caso funciona, pero en Europa no lo tenemos.
Para ser una jugadora como tú, una gran jugadora ¿ qué se necesita?
Obviamente lo esencial para el juego de golf es sentir pasión por él. Pero también necesitas estar fuerte físicamente así que esa es la parte más importante; comer bien, entrenar, encontrar el equilibrio en la vida. Hay muchas piezas, es como un puzle: una pieza, luego dos y entonces lo completas.

Además de la Fundación, tienes otros negocios exitosos….
Sí, van bien, mi fundación me ocupa la mayor parte del tiempo, pero también hago algo de diseño de campos de golf y la ropa con Cutter&Buck, y además tengo a mis socios y organizo eventos benéficos y torneos como este.

Algo que te falte en la vida ¿algún sueño que cumplir?
Creo que ha ido evolucionando con el tiempo. Supe, cuando empecé en serio con el golf, a los 16 años, que quería ser profesional, eso era lo que quería. Y después tras un tiempo me di cuenta de que puedes mantenerte a este nivel sólo un tiempo determinado. Empecé a interesarme por el diseño de campos: “¿Qué más puedo hacer que tenga que ver con el golf?”. Así que creo que no tenía esa visión desde el principio pero la vida me llevó a ello y ahora veo las cosas de otra forma. Cuando la gente me pregunta si quiero jugar les respondo “No, me estoy divirtiendo, hago esto y aún estoy muy involucrada, es sólo que no tengo que golpear ninguna bola para seguir en el juego”.

Unas palabras para las lectoras de Ladies in Golf
Bueno, creo que las mujeres en el golf son un segmento muy importante, y que el golf es, definitivamente, un juego para mujeres. No deben asustarse por personas que golpean la bola muy lejos. Traed a vuestras amigas al juego, divertios. Es un juego buenísimo para la salud: estás en movimiento, usas tu mente, es cardiovascular, bueno para el corazón… Y es muy social. Creo que a mucha gente le intimidan los dieciocho hoyos, yo les digo que jueguen tres, seis, nueve hoyos y entonces vuelvan al club, se tomen una copa de vino y bueno, que lo hagan más social que competir en 18 hoyos.