La Costa Verde o Asturias, está bañada por el Mar Cantábrico y se sitúa al norte de la península Ibérica. Colindando al oeste con Galicia y al este con Cantabria, esta pequeña región, antaño gran Reino posee una de las naturalezas más impactantes del país gracias a sus bosques, grandes cimas, cuevas, lagos, acantilados y sobre todo por una costa con playas salvajes cuya la belleza deja sin palabras cuando se ve por primera vez. Son sus gentes, sus pequeños pueblos pescadores y una gastronomía sin igual lo que acaba de enamorar de esta tierra llena de vida, historia y cultura. Sus campos de golf, lejos de defraudar cautivan, ya que poseen un aire rústico y auténtico en el que la flora y la fauna son tan protagonistas que cambian a su antojo el paisaje dependiendo de la estación. Lo que siempre perduda, sea cual sea el momento del año, es el verde intenso tan característico que le da su nombre a esta región.

Bosques y paisajes naturales
Asturias cuenta con 7 Reservas de la Biosfera declaradas por la Unesco. Entre ellas cabe destacar Muniellos, con sus bosques de robledos; Los Picos de Europa, primer parque Nacional declarado de de España en 1918 y que ofrece el impresionante Picu Urriello y Los Lagos de Covadonga. Por su parte, Fuentes del Narcea, Ibias, Redes y Somiedo son parques destacan por su fauna ya que podemos ver ellos el oso pardo y el urogallo. La región es el paraiso del senderista ya que ofrece sendas totalmente diferentes tanto en paisaje, longitud, dificultad y orografía.
El alojamiento rural, que en Asturias cuanta con su propio sello de calidad: Casonas Asturianas, es una de las mejores elecciones ya que nos proporciona establecer un contacto más estrecho con la cultura y las constumbres de la zona.

Costa Asturiana
La Costa asturiana se divide en Costa oriental, que es la que va desde Gijón, que es el punto medio hasta Cantabria, y la costa occidental que es la que llega hasta Galicia. Ambas tienen peculiariades en cuanto a sus playas pero si algo hay que destacar es, además de su belleza y su arena dorada, lo excelente preservación que se ha hecho de ellas. Los pequeños pueblos de pescadores que podemos encontrar en ambas zonas son sin duda un punto de obligada parada tanto por su autenticidad como por ofrecer lo mejor de la gastronomía procedente del mar.

Cudillero
Situado en la costa occidental, es sin duda uno de los pueblos pesqueros más bonitos, no sólo de Asturias, si no de toda España. Sus casas pintadas de colores llamativos se encuentran ancladas sobre un ladera que termina en el puerto, lugar de encuentro de lugarenos y turistas y punto gastrómico por excelencia. La capilla del Humilladero ofrece todo un espectáculo sobre los acantilados.

Luarca
A escasos kilómetros de Cudillero está Luarca, un poco más grande por lo que es considerada como “Villa”. Su barrio marinero, llamado La Pescadería es de obligada visita. Luarca es conocida, además de por sus playas, por su bello y rico puerto donde las casas blancas se llenan de color gracias a los toldos de los restaurantes. En ellos se pueden degustar los pescados más frescos recién desembarcados.

Cangas de Onís
La imagen de su puente romano con la Cruz Asturiana colgando es una de las más significativas de Asturias. El río Sella sobre el que se erige es uno de los más hermosos y es famoso porque da la posibilidad de descenderlo con piragüas. Es el primer sábado de agosto cuando se lleva a cabo el descenso oficial, pero los turistas pueden hacerlo cualquier día, durante el verano, eso sí.

Covadonga y Lagos Enol y Ercina
Si de algo se sienten orgullosos los asturianos es de su Santina de Covadonga. Su Santurio, enclavado en una roca y con su propia cascada posee una belleza sobre nartural. Llegar a la fuente y beber de sus caños es una tradición en en el lugar. Ascender a los lagos puede ser toda una aventura al tratarse de carreteras estrechas invadidas en muchos tramos por vacas. Aún así es una experiencia que no se puede despreciar ya que una vez coronada la cima, la imagen de los lagos es una de las más bonitas que se pueden imaginar.

Llanes
Es unos de los pueblos más turísticos de la Costa Oriental. Ha sido escenario de películas como El Orfanato, El Abuelo o Historia de un beso. Además de ser famosa contar con una playa interior, Gulpiyuri, es también apreciada por su casco histórico medieval y marinero y por los “Cubos de la Memoria” de Ibarrola que presiden su puerto.

Sus ciudades: Oviedo y Gijón
Oviedo es la capital de la región. Su magestuosidad y elegancia son sus señas de identidad. En ella hay que visitar su catedral gótica de San Salvador, las joyas del prerrománico asturiano -Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo- y el Fontán que era el mercado de la ciudad y ahora convertido en Plaza, es un lugar maravilloso para hacer un descando y reponer fuerzas.
Los romanos se enamoraron de Gijón. Fue allí donde, con unas espectaculares vistas al mar, ubicaron sus termas y fijaron su asentamiento. Hoy es una ciudad cosmopolita que ha sabido conservar su barrio más emblemático, el de Cimadevilla. Situado entre la playa y el puerto deportivo, con calles peatonales conserva el encanto de la arquitectura tradicional y es uno de esos maravillosos lugares donde disfrutar de la gastronomía asturiana.

Campos de golf:
Golf Municipal de Llanes
Su situación permite disfrutar de una de las más bellas panorámicas del Concejo, con el mar al norte y los montes de la Sierra del Cuera al Sur. Ha sido diseñado por J.M. Canfran , Manuel Piñero y la nueva remodelación de los hoyos del 10 al 18 por Rivero Golf Design a través de la RFEG
El campo Municipal de golf se encuentra en Llanes, entre las playas de Cué y Andrin, en la rasa de “la Cuesta”, encima de la costa del Cantábrico, y en contacto visual con la cordillera del Cuera, antesala de los picos de Europa. Hace de este ser un paraíso de la naturaleza y un privilegio para los amantes del golf. El campo tiene una historia muy particular, ya que en los años 30 era un campo de aviación, del cual se conservan actualmente alguno de los edificios de aquella época.
Su recorrido es de 18 hoyos (par 72), en orientación Este – oeste, y cada uno de ellos tiene una denominación muy concreta, denominaciones relacionadas con el concejo, con los pueblos cercanos, con el entorno, la orientación y las dificultades del juego.

Golf La Rasa Berbes
Hace ya 20 años que de un grupo de amigos entre los que cabe destacar a Luis Estévez Fernández surge la idea de hacer un campo de Golf en Ribadesella y para ello solicitaron al Ayuntamiento de Ribadesella la concesión de los terrenos situados entre las aldeas de Torre y Berbes, llanos y de singular belleza. Una vez lograda la concesión, comienza la construcción del campo con sus 18 hoyos. No fue tarea fácil pero lo lograron gracias a Luis Estévez y a los 300 aficionados al golf que se asociaron al Club y lo dotaron de los medios morales y económicos para llegar hata el final. Un pequeño empujón que permitió rematar las últimas calles, vino de la mano de La Real Federación Española de Golf.

Pocos campos de golf que pueden igualar a este paraje ya que se puede estar a la vez viendo las nieves en los picos de Europa y surfistas en la Playa de Vega y todo ello con la compañía de una familia de gamos que acompaña a los jugadores durante varios hoyos.