Inicio Escapada CERDEÑA El mar de los mil colores

CERDEÑA El mar de los mil colores

Cerdeña es la región italiana con las playas más impresionantes que se puedan
imaginar. Sus aguas cristalinas ofrecen diferentes tonalidades según la costa, del rosa al turquesa pasando por el esmeralda, todo un espectáculo de la naturaleza en su máxima expresión. Pero la Perla del Mediterráneo sorprende además por su historia, por su riqueza arqueológica que se remonta a la Edad del Bronce, sus tradicionales pueblos y una gastronomía muy auténtica que combina mar y montaña, aprovechando al máximo los productos y las tradiciones locales. Así platos tan singulares como la Frégola y el Cochinillo sólo pueden ser degustados allí y si se riegan con los fantásticos
vinos de la zona, la experiencia es única para el paladar. El lujo y el glamour de la isla, cita obligada de jet set mundial todos lo veranos se concentra en Costa Esmeralda. Sus famosos Porto Cervo y Porto Rotondo son un espectáculo por sus grandes yates, exclusivas boutiques y restaurantes y su vida nocturna. Los campos de golf de la isla son muy diferentes según las zonas y su vegetación. Por su historia y reputación mundial caben destacar Is Molas Golf, Is Arenas y El Pevero.

CAGLIARI Barroco y palazzi

Pintorescos barrios históricos con vistas al mar, elegantes calles comerciales y terrazas
panorámicas, incluida la bastione di Santa Croce, un lugar ideal para disfrutar la velada después de la puesta de sol. Cagliari es la ciudad principal y más poblada de Cerdeña, así como el puerto de entrada de la isla y el principal centro de cruceros del Mediterráneo. La historia de la ciudad se remonta a miles de años, desde tiempos prehistóricos hasta el reinado de Saboya. El barrio de Castello se alza sobre su colina más alta y cuenta con antiguos bastiones que hoy son el corazón y el alma de la vida nocturna, y calles
pintorescas bordeadas por grandes casas antiguas: el Palazzo Regio y el Palazzo di Città, así como la Catedral de Santa María. Villanova se conecta con el barrio del Castillo
a través de la escalera de la bastione di Saint Remy. Debajo, el barrio de Marina, que impresiona con los edificios y los pórticos de Via Roma, incluido el Palazzo Civico. Establecido como un pueblo de pescadores y comerciantes, es el símbolo de la multiétnica de la ciudad. Aquí se encuentra la Iglesia de Sant’Eulalia, hogar de preciosos restos de la época romana.

COSTA DE CHIA oasis de naturaleza

A menos de 35 kilómetros de Cagliari, en la costa más sureste de Cerdeña se encuentre la
población de Villasimius. En toda su costa se encuentran algunas de las villas residenciales más bellas de la isla. Ofrece playas preciosas de aguas turquesas y acantilados con curvas infinitas que hacen que las vistas panorámicas de la carretera que bordea el cabo Carbonara sean fascinantes.

VILLASIMIUS el antojo del mar

Población costera y balnearia, Chia recibe por su cercanía con la capital, a buena parte de los habitantes de Cagliari cuando el calor aprieta. Alberga numerosos resorts y hoteles vacacionales pero aún así ha logrado mantenerse más “salvaje” que otros pueblos que han crecido de forma desorbitada. Sus 6 kilómetros de aguas azuladas y esmeraldas la convierten en un paraje único de naturaleza por sus playas arenosas. En los estanques costeros de Chia y Spartivento, adosados a las dunas, se hallan los nidos de especies acuáticas como los flamencos rosados, que encuentran aquí un oasis de tranquilidad en
el Mediterráneo. La torre española del siglo XVII es el símbolo de Chia, visible desde todas las playas, incluso cuando de noche su imagen se vuelve más sugestiva, dominando desde el promontorio donde se hallaba la acrópolis de la antigua ciudad púnica de Bithia.

.

ALGHERO la Barceloneta sarda

La pequeña, pero para muchos la ciudad más bonita de la isla, villa sardo catalana de Alghero, se encuentra en la costa noroeste de Cerdeña. La raíz del nombre proviene de las algas que se depositan en la playa de San Giovanni tras los días de temporal. La Barceloneta Sarda está bañada por las aguas de la Costa del Coral, y es conocida en todo el mundo por sus impresionantes playas y su característico casco antiguo de la ciudad que se ha convertido rápidamente en uno de los focos de vacaciones del Mediterráneo más visitado.

BOSA perderse en la historia

Una de las sorpresas más espléndidas que nos depara la Cerdeña tranquila, alejada de las playas repletas de turistas y más auténtica, donde ver la esencia de la isla, es la ciudad de Bosa. Sus calles estrechas con casas de colores vibrantes nos invitan a perdernos por ellas respirando su historia. Asentada en el respiro que las montañas dan al mar, Bosa nació a la orilla del río Termo, edificada en las faldas de la montaña que reina el castillo Malaspina, una fortaleza casi inexpugnable.

COSTA ESMERALDA lujo en Porto Cervo

Porto Cervo es la capital indiscutible de la Costa Esmeralda, y es un enclave paradisíaco para ricos y famosos que acuden por sus playas y por el lujo que rodea su puerto, repleto de restaurantes, embarcaciones de recreo, campos de golf, y tiendas de las marcas más prestigiosas. Nacida por la intuición y mecenazgo del Príncipe Karim Aga Khan IV, quién atraído por la belleza de sus playas y costa, invirtió para crear un destino turístico de lujo, meta de la jet set internacional. El puerto deportivo de Porto Cervo tiene tal ajetreo, sobre todo en verano, que parece un atasco de yates
de lujo de tamaño inconmensurable. A ello contribuye ser la sede del Yacht Club Costa Smeralda que organiza regatas internacionales en sus coloridas aguas. Porto Rotondo es un enclave de la Costa Esmeralda, al norte del Monte Ladu y a poca distancia de Olbia, capital de la región. Sus aguas con mil tonalidades y el ocio que proporciona lo convierten en otro de los destinos de turismo de lujo. El nombre proviene de la ensenada natural con forma circular que aloja el puerto. Siguiendo la estela de Porto Cervo, Porto Rotondo como
destino de lujo se germinó en los años setenta, bajo el auspicio de la familia Donà delle Rose.

GOLF IS MOLAS la técnica más bella

El campo de golf Is Molas es uno de los más famosos de Italia, y ha sido el referente de este deporte en Cerdeña durante más de treinta años. Gracias a la proximidad del mar y la protección de las colinas circundantes la localidad de Is Molas goza de un micro clima único, suave y particularmente favorable para el golf durante todo el año. El campo de golf de Is Molas fue el primero en Cerdeña y con sus veintisiete hoyos es el más grande de la isla. Los dieciocho hoyos del campo de campeonato han sido creados a partir de una colaboración entre el estudio Cotton, Pennink & Partners y Piero Mancinelli. Los greens y bunkers son americanos en tamaño y estilo, mientras que las calles son lo suficientemente anchas como para perdonar malos golpes. El campo Championship
Is Molas es considerado uno de los campos técnicamente más satisfactorios y
espectaculares, no sólo en Italia, sino en toda el área mediterránea. Ha organizado muchas competiciones de prestigio, incluyendo cuatro opens italianos y un Volvo Masters europeo. Los nueve hoyos del Campo Amarillo, los más difíciles de jugar, han sido establecidos por Franco Piras, representante de Gary Player Design en Italia. La presencia, a lo largo del recorrido, de todas las especies típicas de la flora nativa de Cerdeña y del Mediterráneo hace del Is Molas Golf Club un hermoso jardín con vistas al
mar. El Club House es elegante y bien equipado: hay un bar con terraza panorámica, una tienda profesional, el restorante Is Molas y la sede de la Academia Dan Williamson.

GOLF EL PEVERO donde el sol no se pone nunca

El club de golf Pevero fue diseñado y construido por Robert Trent Jones entre 1967 y 1972 y siempre ha sido considerado uno de los campos más desafiantes de Europa. Fue la sede del Abierto de Italia en 1978. Una de sus características es ser conocido como el «Golf dei
due Golfi» ya que el campo, en los primeros nueve hoyos, toca la Bahía de Grande Pevero y en los otros nueve hoyos, domina la Bahía de Cala di Volpe. Es un lugar mágico, con estanques naturales entre rocas y una maleza perfumada de enebro, mirto y arbutus. Cada hoyo es diferente del otro. Los tees y greens iniciales son puntos panorámicos desde los que admirar la Costa Esmeralda. Desde el hoyo 4, rodeado de rocas alisadas por el viento, se puede ver, más allá del Golfo de Pevero y la isla de Caprera, los relieves de Córcega. “El sol nunca se pone en el campo de Robert Trent Jones”: esta frase siempre ha
representado el trabajo del gran arquitecto que diseñó el campo para el Príncipe Karim Aga Khan. Gracias a la belleza y a sus características técnicas, el Pevero ha sido reconocido como uno de los mejores campos del mundo, con obstáculos que requieren una gran técnica, precisión y disciplina mental. Prueba de ello es que el Abierto de Italia de 1978, lo ganó Dale Hayes en Tommy Horton, con 293 golpes, cinco sobre el par del campo. Este sigue siendo el peor resultado con el que se ganó una prueba en el
Tour Profesional.