Inicio Entrevistas Jacqueline Macintyre Capitana ALOHA GOLF CLUB

Jacqueline Macintyre Capitana ALOHA GOLF CLUB

Jacqueline es un mujer sorprendente. Su inteligencia, su clase y una sonrisa espectacular son el complemento perfecto para unas largas piernas y unos bonitos ojos azules. Con un carácter abierto y divertido, esta joven escocesa se siente muy orgullosa de ser la capitana desde noviembre de uno de los clubes más emblemáticos de la Costa del Sol. Más acostumbrada a jugar al golf con hombres ya que tiene cuatro hijos, un marido y un padre golfistas, disfruta del equilibrio que le proporciona el salir al campo los martes y los viernes en los torneos femeninos del club. Su indudable don de gentes, su experiencia en la enseñanza y su amor por el golf la convierten en la capitana perfecta.

Todo ha sido bastante rápido. Hace tan solo siete años que juega al golf y ya ha conseguido bajar su handicap hasta 18 y convertirse en la capitana del club. El culpable ha sido su padre, socio de Aloha desde 1982, quien cuando se mudó a España le dijo: “No puedes vivir aquí, tener cuatro hijos y no jugar al golf”. Así que ella se convirtió en socia de su primer campo, Aloha Golf, incluso antes de tener sus palos. Comenzó entonces a tomar clases y a enamorarse de un deporte alrededor del cual gira ahora su vida: “Cuando pegas tu primer buen golpe dices -puedo hacerlo- y entonces, cada día, pegas los suficientes golpes buenos que te hagan volver al día siguiente”, asegura. Fue en la cancha de prácticas cuando una de las socias la vio y la invitó a unirse al grupo y participar en las competiciones femeninas. Desde ahí no sería una más, ya que poco a poco comenzaría a ayudar en diferentes tareas organizativas, se sumaría al equipo interclubes e incluso se encargaría de la te-sorería hasta que en noviembre le pidieran que se convirtiera en la capitana. Orgullosa por la petición y con mucho respeto por el puesto, Jacqueline comenzó con difícil reto de “hacer cosas nuevas, organizar un calendario de competiciones interesantes y sobre todo crear buenas experiencias de golf”, cuenta mientras recuerda que sus amigas se sorprendieron más cuando dijo que jugaba al golf que cuando anunció su capitanía. Y es que esta escocesa nacida en Glasgow tiene determinación y es disciplinada. Su experiencia como profesora de colegio es muy importante en su tarea de capitana: “Sé como mezclar y combinar a las socias para establecer un ambiente agradable. Quiero que todas nos conozcamos y estemos juntas, odio los grupos”, afirma. Entre sus aportaciones está la celebración de una Ryder Cup en el club, que ha sido muy celebrada por todos los socios y que acabó con una gran fiesta y nuestras famosas “tapas”. La remodelación de la Casa Club ha sido su mayor empeño durante este año y hace que se sienta muy orgullosa cuando muestra todos sus nuevos espacios, realmente impresionantes.

Ahora espera con ilusión la llegada del Open Femenino, en noviembre, mientras sueña que “haya más mujeres en el mundo jugando al golf”, ya que le sor-prende y entristece el hecho de que “hay muchas que comienzan jóvenes, pero a los quince años lo abandonan. Con los chicos, no pasa tanto”. Este es un tema que conoce muy bien porque son sus hijos sus compañeros de golf. Con ellos disfruta muchísimo: “Son muy valientes, no ven el peligro. Para ellos no hay agua ni árboles”, cuenta entre risas y continúa : “Ellos son los que me enseñan mucho en el campo. Además, allí podemos hablar de igual a igual, es genial”. Ella es un claro ejemplo de la importancia de la mujer en el golf, ya que ha sido ella quien ha sabido transmitir a sus hijos el amor por este deporte. Gracias a ella y a madres como ella, la afición sigue creciendo. Te damos la enhorabuena, Jacqueline, te deseamos que se cumplan todos todo sus sueños y te auguramos muchos éxitos en tu etapa de capitanía.