Inicio Entrevistas Linda Jones CAPITANA REAL CLUB DE GOLF GUADALMINA

Linda Jones CAPITANA REAL CLUB DE GOLF GUADALMINA

A pocos días de finalizar su capitanía, Linda Jones hace un balance tras un año de trabajo. El Real Club de Golf Guadalmina, uno de los más emblemáticos de la Costa del Sol, es también el que mayor número de socios tiene por lo que es muy activo en torneos y fiestas, lo que significa mucho trabajo para la capitana que es quien los organiza, los publicita y quien se encarga incluso de los premios. No obstante, Linda, británica afincada en Marbella desde hace dieciocho años, disfruta muchísimo su capitanía, cargo que ya había ostentado en este mismo club hace seis años y antes, en el Londres, donde comenzaría su idilio con el golf.

La paciencia y la capacidad de trabajo, esas son las cuali-dades que Linda Jones considera imprescindibles para ser una buena capitana. En el caso del Real Club de Golf Guadalmina el cargo se obtiene por invitación de la capitana saliente y la elegida debe formar parte del Comité Femenino. Se ejerce coincidiendo con los años naturales por lo que el 31 de Diciembre, Linda cederá su bastón de mando, aunque no descarta volver. Su capacidad organizativa y su ex-periencia laboral, como asistente personal, la han ayudado a afrontar la dedicación que el trabajo le exige: “Mi madre, que tiene 92 años, vino a estar conmigo dos semanas y no se creía todo el trabajo que tengo, con el ordenador, con el teléfono. Ella no entiende que además lo hiciera sin cobrar”, dice entre risas Linda, quien continúa: “cada día hay algo que hacer, pero realmente lo disfruto muchísimo. Soy una persona muy organizada, siempre me ha gustado organizar cosas. Cuando acabe como capitana voy a estar en el comité otros tres años. Por eso he decidido seguir como vocal porque si no, no sé qué voy a hacer”. Para Linda es muy positivo el cambio de capitana porque “cada una trae algo nuevo al club. Hemos tenido capitanas escandinavas, españolas, británicas…porque este club es muy internacional”, asegura. Para ella, su aporte al club en su año como capitana ha sido “animar a más mujeres a jugar torneos. He intentado hacer competiciones divertidas para animar a que las más altas de handicap jueguen, porque no quiero sólo torneos medal o stableford, que algunas encuentran muy difíciles. También hemos hecho un torneo de 9 hoyos los martes y hemos viajado a Benalup, Valle del Este”, cuenta. Linda comenzó a jugar al golf por una razón muy prác-tica, pero no sabía que pronto quedaría cautivada por el deporte: “mi marido quería aprender a jugar al golf y el marido de mi amiga también así que dijimos -no queremos ser unas viudas del golf- y mi marido y yo empezamos a jugar, pero al final, yo jugaba más que él”. Entonces contaba con 35 años y no podía dedicarle todo el tiempo que deseaba debido al trabajo. Una vez jubilados y ya en España, se harían socios de Guadalmina y llegaría a ser 12 de handicap, gracias, sobre todo a su gran juego corto. En estos momentos está en 18, pero no le preocupa porque asegura que: “ veo que los handicap más bajos del club dedican mucho tiempo, juegan todos los días, pero creo que la vida es más que golf.” Linda juega habitualmente tres veces por semana disfrutando del “aire fresco, el ejercicio y la com-pañía”. Asegura que no le gusta jugar con mal tiempo pero si algo tiene muy claro es que ha elegido Guadalmina porque “tiene un ambiente fantástico, con muchas nacionalidades” y después de dieciocho años de membresía está convencida que este es su lugar: “Amo mi club y no estaría en ningún otro club”