Inicio ACTUALIDAD Lynn Mitchell: «Con la Solheim Cup Tenemos un reto enorme, una oportunidad...

Lynn Mitchell: «Con la Solheim Cup Tenemos un reto enorme, una oportunidad única, una oportunidad histórica»

No podía haber un puesto más acorde para Lynn Mitchell que el de Directora de Desarrollo de Negocio del Segmento de Golf de Turismo y Planificación Costa del Sol. Escocesa, nacida en el triángulo de Carnoustie, Gleneagles y Saint Andrews, lleva el golf en la piel. Su extenso curriculum, su carácter amistoso y su pasión por el Turismo la hacen perfecta para desarrollar el cargo. Su nivel de precisión y exigencia, virtudes en su trabajo, se ponen en su contra cuando se calza los zapatos de golf. Y es que es muy difícil conseguir mantener un destino como líder mundial durante años y a la vez, tener tiempo para mejorar su golf. 

¿Cómo logra La Costa del Sol mantenerse como destino líder de golf?

Somos líder indiscutible de golf en el sur de Europa, uno de los más importantes a nivel mundial y a nivel de destino, somos el número uno en Europa. Tenemos competencia, pero no nos dormimos en los laureles si no que luchamos para mantener este liderazgo. Tenemos la mayor densidad de campos en Europa continental, no sólo por su diversificación sino a nivel infraestructura turística y conectividad. También es importante la riqueza profesional, la experiencia. Somos el destino turístico de golf con más tradición, pero con una evolución tremenda y es fundamental que el propio pueblo aprecia la importancia del segmento, que habla el idioma del golf.

Lynn Mitchell: «Con la Solheim Cup Tenemos un reto enorme, una oportunidad única, una oportunidad histórica», Revista de Golf para Mujeres, Ladies In Golf

¿Ha sido duro conseguido la Solheim Cup?

Han sido cuatro años de trabajo intenso. Era necesaria una unión institucional porque es una gran apuesta. Tenemos un reto enorme, una oportunidad única, una oportunidad histórica. No hablamos sólo de la celebración, en septiembre 2023, es mucho más que eso, la labor promocional ya está en marcha. Tenemos cálculos del impacto mediático del evento y son impresionantes, pero vamos mucho más allá. Este septiembre es el pistoletazo, a partir de ese momento Solheim Costa del Sol tiene que sonar en todos los rincones del mundo y no solamente hasta 2023, si no también a posteriori.

¿Habrá un antes y un después de la Solheim Cup? 

Sin lugar a duda. Me atrevería a decir que el impacto turístico va a ser mayor que la Ryder Cup en Valderrama. Porque lo que tiene en especial este evento es su vínculo con la golfista. Y no estoy hablando de las pro, hablo de las amateurs y eso nos abre la puerta a muchísimos mercados donde hay crecimiento del golf femenino. El grupo de golfistas hombres lo analiza desde una perspectiva de mercado, y encajamos, pero también otros destinos como el Algarve. Pero si miramos del perfil de la golfista, ahí podemos estar muy seguros por la oferta tan diversificada y atractiva que tenemos para la mujer: spa, shopping, cultura, gastronomía o City breaks, con Málaga, Antequera y Ronda. Es nuestra oportunidad de oro para entrar en USA y Canadá, porque para esta combinación no hay en otro lugar. No hay otra región escaparate de lo mejor de España, al que hay que ir para sentir la esencia de España, según la visión americana. Tenemos que estar muy orgullosos, porque aunque sean tópicos, son llaves para entrar en determinados mercados.  No hay otro destino turístico que haya sabido reinventarse tanto como la Costa del Sol: el flamenco fusión, los gastrobar con tapas con toques de innovación.

¿Habéis notado más interés desde el anuncio?

Obviamente desde USA, pero estamos viendo de México, Argentina y Canadá, que tiene el porcentaje más elevado del mundo de mujeres golfistas. El golf es el trampolín que va a ir abriendo mercados como Latinoamérica, sin olvidarnos el Asia: Japón, Singapur y China. Allí hay que ir con una tarjeta de visita, que ponga Solheim Cup.

Recogéis el testigo en Ohio 

La experiencia de la Solheim la vivimos por primera vez en Greeneagles, donde compartimos la emoción que conlleva esta batalla titánica entre los dos equipos. A título personal me hace ilusión volver a vivirlo en Ohio, pero como profesional me llena de expectación la plataforma que nos ofrece para conectarnos con el sector turístico, medios de comunicación y público americano. Los planes para Toledo son muy grandes, queremos hacer hincapié en el tema cultural, tradicional y gastronómico. 

Lynn Mitchell: «Con la Solheim Cup Tenemos un reto enorme, una oportunidad única, una oportunidad histórica», Revista de Golf para Mujeres, Ladies In Golf

¿Cómo llega una escocesa a la Costa del Sol?

Soy un producto de la Industria Turística. Viajé por primera vez a España con 4 años en el típico paquete turístico y me encantó desde el primer momento. Empecé a estudiar español y alemán, pero me gustaba  más el castellano y en la Universidad, tenía claro que en la industria del ocio, del turismo, yo tenía mi meta. Cuando terminé la carrera empecé a trabajar como guía y mi evolución ha sido siempre en la Industria Turística tanto a nivel de tuor operación, como receptivo, como golf. Trabajé en Nueva York con un touroperador de golf especializado en Escocia e Irlanda. Volví aquí para incorporarme en el Sunset Beach Club, y de ahí, al Patronato de Turismo. Soy veterana, tengo mucha experiencia, pero nadie puede negar que el turismo, como industria, ha tenido la mayor evolución. 

¿Cómo te iniciaste en el golf? 

Como cualquier escocés, de niña ya cogí los palos en el jardín. He llegado a un nivel que me falta consistencia. Es cierto que tengo poca oportunidad para jugar y en estos últimos años, estas oportunidades son citas de trabajo y como estoy representando un destino, mi golf no puede ser menos que el destino tengo una presión tremenda, pero lamentablemente nunca llega ni de cerca al nivel del destino. Por eso, he tomado cartas en el asunto y he vuelto al campo de prácticas y a clase y he corregido alguno de mis muchos fallos. Lo que me corresponde es salir y jugar en un ambiente social menos exigente. 

¿Qué es más difícil tu trabajo o el golf?

Para mí el golf mucho más difícil. No domino el golf, y por eso me cuesta más. El golf es una lección de humildad, yo medito, tengo un mantra que digo cuando me pongo en el bola. controlar los nervios es mi asignatura pendiente y forma parte de un desarrollo personal, aceptar que no tengo que ser perfecta.

¿Qué es más pasión para ti?

Eso es difícil de decir. Yo siempre he pensado que hay que disfrutar del trabajo porque le vas a dedicar, como mínimo un tercio de tu día y obviamente en turismo es mucho más, así que mejor disfrutarlo o buscar otro trabajo. Disfruto mucho con mi trabajo, pero disfruto cada vez más con mi golf.

¿Qué te gusta de los campos de la Costa del Sol?

Soy de jugar al golf con buen tiempo. Yo, eso del encanto que tienen lo campos escoceses de jugar con viento y lluvia horizontal, no va conmigo. Lo que me encanta de la Costa del Sol son sus campos, estar al aire libre, hacer ejercicio, me gusta andar y, con cielos azules y buenas vistas, me encanta. Me gusta también su ambiente social. 

Lynn Mitchell: «Con la Solheim Cup Tenemos un reto enorme, una oportunidad única, una oportunidad histórica», Revista de Golf para Mujeres, Ladies In Golf