Inicio Entrevistas Mar García Jiménez: «pongo un pie en el campo de golf y,...

Mar García Jiménez: «pongo un pie en el campo de golf y, aunque esté muy mal, se me quita todo. El golf me da la felicidad»

Mar García Jiménez tiene catorce años. Es inteligente, trabajadora, constante y muy tímida. Con su corta edad, ya sabe lo que son las mieles del éxito cuando ganara del título de Campeona Infantil Andalucía en 2018. Su ilusión es poder dedicarse profesionalmente al golf y para ello trabaja duramente cada día, incluso ahora, en verano, cuando sus compañeros de escuela están en la playa. Su seña de identidad son sus calcetines largos, que siempre lleva, y que le dan suerte. Su tranquilidad y su confianza son sin duda sus mejores armas en el golf, ellas son fundamentales en el juego corto, donde Mar no tiene rival.

Con menos de nueve años, Mar tuvo su primer encuentro con el golf. Su tío, Santiago Jiménez Ramírez, profesional en La Cañada y miembro de la Federación Andaluza de Golf, la animaría a probar este deporte, que no le gustaría: “Al principio era súper mala y no me gustaba nada, hasta que empecé a entrenar un poco más y vi que se notaban los resultados”, recuerda Mar.

Poco a poco comenzó a mejorar, logrando numerosos títulos infantiles en Sevilla, Jerez y Ante- quera. En 2017 se proclamaría campeona de Andalucía de Pitch and Put y, finalmente, en 2018 se proclamaba Campeona Infantil de Andalucía y ha representado con fuerza su comunidad en el Campeonato Interautonómico, quedando novena des- pués de lograr sus primeros bajo par.

Además, fuera de nuestras fronteras ha logrado un top ten en un circuito de Inglaterra el pasado ve- rano, al que se enfrentará también este mes de agosto. Todos estos títulos y muchos otros le han valido a Mar para que la Escuela de Golf de Villa Padierna haya querido apadrinarla. Así, este club de Golf, que demuestra de esta manera su apoyo al golf femenino, le facilita el uso ilimitado de sus tres campos, así como el resto de sus instalaciones de la escuela. Cada tarde, Mar, acompañada de su madre y fiel apoyo, María del Mar, acude a Villa Pa- dierna y practica sin descanso. Este año, ya en categoría cadete ha incorporado el entrenamiento físico, de la mano de Juan Anelo, preparador de grandes del golf como Álvaro Quirós o Cañizares. Por ello, cada mañana, a las ocho y media Mar está en el ginmasio. Su fuerza de voluntad e ilusión son lo que la animan a seguir trabajando duro: “Mi sueño sería llegar a los tour super importantes de Europa y América”, asegura Mar, quien tiene como ídolos a Michelle Wie y Rory Mcllroy, aunque el pasado Valderrama Masters era a Jon Rahm a quien siguiera. Y es que, pese a su timidez, Mar dice sonriente que le encanta la fama y de hecho le gusta sentirse admirada por sus compañeros del Colegio Atalaya. Cuando finalice allí sus estudios allí, su idea es poder entrar en la BLUME, escuela de nuestras más insignes jugadoras como Azahara Muñoz o Carlota Ciganda.

Mar es una niña sin miedos y aunque sabe que el golf es difícil, lo adora: “Pongo un pie en el campo de golf y aunque esté muy mal, se me quita todo. El golf me da la felicidad”, cuenta con un brillo especial en sus ojos. La serenidad que ofrece es impensable en una niña de tan corta edad, es eso precisamente lo que la convierte en especial ya que jamás se enfada cuando las cosas no van bien o falla aún golpe. Ella lo tiene muy claro: “Hay que visualizar el golpe y, cuando se falla, hay que fallar bien”. Un lema maravilloso que nos apuntamos y queremos compartir. Porque siempre se aprende, y hoy hemos aprendido de Mar. Gracias, campeona y suerte en todos los torneos que vas a disputar este año. Esperamos encontrarnos muchas veces levantando copas y seguir aprendiendo contigo.