Sandra es simpática, extrovertida y muy segura. Patricia, su hermana, es tímida, introvertida y no le gusta llamar la atención. Además de por la sangre, están unidas por su pasión por el golf. Ambas son profesionales y compiten este año en el Santander Golf Tour. Sus primeros pasos los dieron en un putting green ya que su infancia ha transcurrido entre los campos de golf de Castellón.

El amor por este deporte comenzó con su madre, Isabel, quien la ha transmitido a su marido y a sus dos hijas. Ahora, ella da un paso atrás y las acompaña a las competiciones como caddie, aportándoles apoyo, tesón y un hombro en el que llorar cuando las cosas no salen del todo bien. Entre las tres forman el equipo Martín Haro, un equipo con belleza, carácter sobre todo, un equipo ganador.

Isabel Haro, comenzó a jugar en su juventud. Fueron sus amigos quienes la animaron a probar e hicieron que se aficionara hasta el extremo de convencer a su marido, entonces novio, que comenzara a jugar: “de joven él no entendía muy bien como podía jugar después de haber salido la noche anterior. El me llevaba a la competición, me dejaba allí y se marchaba”, recuerda y prosigue: “Le dije yo voy a ganar unos palos para ti y vas a probar. Gané los palos, le cogí unas clases y luego…no salía del golf. Al final era él quien entrenaba todos los días. Luego sus amigos le retaron a que no podría llegar a jugar como ellos, y en dos años, les ganaba a todos. Era muy bueno con el juego corto. El coge la bola y la domina, sabe dirigir la bola.”
Así la pareja se iría fortaleciendo en el campo de Costa de Azahar y en el Mediterráneo. Isabel llegó a ser 9,5 de hándicap y su esposo, cero: “Tengo una foto de cada una de las chicas de bebés en brazos de mi marido recogiendo premios de los torneos. Han nacido en el campo de golf, en el Mediterráneo. Los fines de semana era golf, golf y más golf. Se han criado allí, no salían del campo. Sandra era más de más tenis y Patricia era golf” recuerda Isabel.

Sandra Martín Haro adoraba el tenis, pero aunque jugaba al golf no se atrevía a competir. Cuando finalmente se animó a apuntarse a torneos, su facilidad con la raqueta le serviría de entrenamiento pasando de 36 a 10 de hándicap en seis meses y llegaría a quedar que sexta de España en su categoría. El hecho de ganar diez campeonatos seguidos inclinaría la balanza por el golf. Lleva varios años como profesional pero, aunque no le va mal es consciente de que es muy difícil poder vivir de él y por eso lo complementa con el trabajo en la empresa familiar y la moda, otra de sus grandes pasiones. Es una instagramer experta que cuenta con un ejército de seguidores: “la postura es lo más importante del golf. El finish siempre con una sonrisa”, afirma.
Su gran don de gentes y su carácter divertido la convierten en un compañera ideal en los Proam, que es lo que más disfruta: “a mí del golf me gusta sobre todo por la gente que conoces, las relaciones que haces, el ambiente, los viajes y las fiestas. Los Proam son lo que más disfruto porque me encanta motivar a la gente, a los demás, y lo que más me gusta es jugar con niños y con mujeres. El lado social del golf es sin duda, lo mejor para mí.”

Patricia Martín Haro sí quiere dedicarse plenamente al mundo del golf. Fue el verano pasado cuando dio el paso a profesional, y aunque estudia idiomas y trabaja con su padre en temas de seguridad, su ilusión sería dar el salto a la élite del golf mundial: “la competición es lo que me gusta más. El entrenamiento siempre viene motivado por la competición”, comenta la joven promesa, especialista sobre todo en el juego corto. En su dulzura y timidez radica el encanto de la pequeña de los Haro que entrena sin descanso más de cinco horas al día y que, gracias a haber jugado siempre con su hermana mayor, se crece en lortorneos donde hay jugadoras más fuertes que ella.

Sandra y Patricia se apoyan, se complementan y crecen cuando están juntas. Su sangre cien por cien latina tiene un mezcla fabulosa de España, Italia y Francia. Su estirpe, proveniente del mundo del espectáculo está cada día más presente en ellas y pronto sorprenderán al mundo con su estreno en el mundo musical. Sus valores y compromiso con el mundo artístico crecen cada día y para ellas su frase motivadora es : “The show must go on”.